Cuando un año termina

Podría decir que este año 2011 ha sido un mal año, pero sería inútil. Todos los años están cargados de cosas buenas y de cosas malas y lamentablemente a veces las cosas malas son las que predominan. Calificar un año como malo solo le da la razón, y un año es solo un año. De nuestros errores se aprende siempre, o debería ser así. Fallar es algo necesario, ya que forma parte de haberlo intentado. Uno no gana siempre y es más valioso aquel que se levantó al perder que aquel que nunca perdió ya que cuando se caiga jamás se podrá levantar.

La situación general de todos es muy preocupante. El próximo año se prevé bastante negro, la situación actual no va a mejorar y mucho me temo que empeorará. Sólo nosotros podemos cambiarlo y si España va en picado, nosotros nos negaremos a naufragar, crearemos nuestros propios botes y llegaremos a tierra firme porque de entre tanto humano corrupto hay personas que aman, sienten y dan alegría al mundo. Hagamos de este mundo un mundo más humano donde impere el sentido común. En verdad somos felices con muy poco, somos felices al sentirnos queridos, al pasar tiempo con los nuestros, a compartir experiencias… Y eso no se compra, ni nunca jamás se podrá comprar.

Por eso mi propósito para el próximo año es crecer como persona, crecer emocionalmente, pasar más tiempo con la gente que me quiere, disfrutar de cada momento, hacer lo que realmente me gusta y apostar por una vida rica en conocimiento y sensaciones.

Ansuken Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario